¿Cómo reducir la ansiedad por comer?

ansiedad por comer

El picoteo y la ansiedad por comer, es el enemigo número 1 de todas las dietas para adelgazar. Son muchos los casos de gente que come en exceso o de forma desmesurada y tienen remordimientos a posteriori. Sin embargo, vuelven a caer en la tentación. La comida, compensa en ocasiones la ansiedad que se pueda sentir en un momento puntual.

¿Problema físico o psicológico?

La ansiedad por comer siempre viene condicionada por la cabeza, nunca por el estómago.  Comer de forma desmesurada para intentar aplacar cualquier situación de estrés es un verdadero problema.  Después de los atracones llegan los remordimientos y el sentimiento de culpa. Este espiral de forma prolongada puede comportar cambios de humor, tristeza y apatía. Es un problema que obedece a lo psicológico, no a lo meramente físico. Estamos hablando, al fin y al cabo, de ansiedad.

La comida, un ansiolítico más

Es bien conocido que todos los extremos son malos. En ocasiones, la situación puede desbordarse y la ansiedad por comer se descontrola.  Consecuentemente, pueden empezar a surgir problemas graves de salud que se empiecen a adueñar de nuestras vidas.  De esta manera, la comida se convierte en un ansiolítico más.  Un ansiolítico que puede tener graves consecuencias si se abusa de él.

¿Cómo terminar con la ansiedad por comer?

Como todos los problemas de ansiedad, dependerá de cada caso. En la mayoría de ocasiones, con mucha fuerza de voluntad, una dieta equilibrada y manteniendo la mente ocupada en los momentos de debilidad será más que suficiente para solucionar el problema. En casos más severos, es muy recomendable contar con la ayuda de un psicólogo especialista. De esta manera, se atacará de raíz al problema para terminar con la ansiedad que deriva en las comilonas compulsivas. La mejor manera de cortar este círculo vicioso es reconocer el problema y seguidamente, buscar ayuda y soluciones. Cuerpo y cabeza van a agradecerlo a largo plazo.

Dieta online

Deja tu comentario