5 leyendas urbanas sobre la pérdida de peso

pérdida de peso

No es la primera vez que hablamos sobre algunas de las leyendas sobre adelgazar y la pérdida de peso.  Como sabéis, los falsos mitos se extienden como la espuma. El mundo de la alimentación, es uno de los ámbitos donde las creencias infundadas proliferan con más fuerza.

Seguramente, habréis escuchado alguna vez que una mentira repetida mil veces se acaba convirtiendo en verdad. Tal vez sea la razón por la que muchísima gente sigue creyendo que algunas de estas leyendas urbanas son ciertas.

Nutricionistas y dietistas escuchan a diario afirmaciones sin fundamento con las que se llevan las manos a la cabeza. Creencias repetidas que se han establecido como verdades dentro de un sector de nuestra sociedad.

Estas leyendas urbanas, en el mejor de los casos, pueden significar una pérdida de tiempo para la gente que quiere perder peso. En el peor de los casos, seguir estas creencias puede poner en riesgo la salud de cualquier persona.

pérdida de peso

Desde Dietaris, queremos desmentir 5 de estas afirmaciones infundadas que escuchamos a diario en el mundo de la nutrición:

Si quieres adelgazar, es necesario comer menos. Para perder peso, es necesario ingerir menos calorías de las que quemamos. Cuidando qué comemos exactamente o practicando más deporte, podemos conseguir resultados óptimos. No hay ninguna necesidad de comer menos o pasar hambre si queremos adelgazar. Simplemente, hay que buscar un equilibrio entre calorías ingeridas y calorías quemadas a lo largo del día.

Comer rápido engorda. La velocidad en la que comemos no incrementa o disminuye la cantidad de Kcal de los alimentos. En ocasiones, comer más rápido significa comer más, ya que no damos tiempo al cerebro de emitir la señal de saciedad. Por lo tanto, lo que engorda es comer más cantidad, pero no comer rápido.

El aceite crudo no engorda. El aceite crudo tiene aproximadamente unos 900 Kcal por cada 100 gramos. El aceite de oliva engorda, como todos los alimentos exceptuando el agua. Sin embargo, sus grasas monoinsaturadas son beneficiosas para el organismo y pueden ayudar a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Comiendo hidratos por la noche, ganarás peso. Las calorías de todos los alimentos siempre son las mismas, no cambian según la hora del día. Los hidratos no engordan más si se comen por la noche. Sin embargo, irse a la cama justo después de cenar puede provocar que quememos una cantidad menor de grasa al estar en un periodo de “inactividad”. Deberíamos esperar un mínimo de dos horas antes de ir a dormir.

Los laxantes ayudan a adelgazar. Pueden ayudar a eliminar agua (que nuestro organismo recuperará con facilidad), por lo tanto, podrían ayudar en la pérdida de volumen. Sin embargo, eso no significa que ayuden a adelgazar. Los laxantes no nos ayudarán a perder grasa en ningún caso.

Dieta online
Tagged:

Deja tu comentario