Las 6 excusas más utilizadas para no ponerse a dieta

ponerse a dieta

¿Cuánta gente has escuchado comentando que va a empezar una vida más saludable, a comer de manera equilibrada y a practicar, de una vez por todas, deporte regularmente? Nuestra sociedad tiene cada vez más presente la importancia de seguir unos hábitos saludables. Sin embargo, existe una gran cantidad de personas conscientes de que deberían mejorar sus costumbres, que encuentran siempre un motivo u otro para no ponerse a la acción. Estas excusas, se terminan interiorizando y acaban consiguiendo que se tire la toalla antes de conseguir el objetivo marcado.

Hoy vamos a analizar y derrumbar estos “argumentos” tan extendidos. La desmotivación es la única razón que suele truncar esos objetivos. ¡No dejéis que pueda con vosotros!

Las 6 excusas más frecuentes para no ponerse a dieta

1. No tengo tiempo suficiente. Es posible que se disponga de poco tiempo para realizar ciertos platos que requieren elaboraciones complejas. Sin embargo, se puede comer de manera saludable con platos muy sencillos. Ensaladas, pescado y carne a la plancha, verduras al vapor o legumbres hervidas son un buen ejemplo de ello. Si vamos al supermercado y compramos productos frescos, evitando platos preparados, bollería o productos industriales con gran cantidad de grasas saturadas, no perderemos más tiempo de lo habitual. Si aprendemos a priorizar e identificar las tareas que nos «roban» tiempo sin aportar nada a cambio, tendremos cada vez más minutos al día para los hábitos que sí producen un impacto positivo en nuestra salud.

sin tiempo para adelgazar

2. Mis genes tienen la culpa de que no pierda peso.  Es innegable que todos tenemos una herencia genética y hay gente más afortunada que otra. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en este aspecto,  nuestros hábitos pueden vencer a la genética. Si no permitimos a nuestros genes estar en un ambiente que permita que la obesidad se produzca, nunca seremos obesos. Unos hábitos saludables pueden vencer cierta influencia genética a padecer obesidad.

3. Hacer dieta es caro. Si aprendemos a comprar productos frescos de temporada y planificar nuestros menús como es debido, conseguiremos disminuir el precio de nuestro carrito de la compra. Intenta reducir al mínimo los caprichos, verás que son uno de los culpables de que tus tíquets de la compra se disparen. Los productos congelados son una gran opción para tener a mano productos saludables sin el temor de que pueden estropearse en períodos de tiempo muy cortos.

ponerse a dieta

4. Tengo el metabolismo lento. No debería ser una excusa para ponerse a dieta o modificar tus hábitos, si no una razón más. Es posible que ciertas personas tengan un metabolismo lento y les cueste más adelgazar. Sin embargo, practicando más ejercicio, ganando masa muscular y comiendo de manera regular (unas 5 veces al día), conseguiremos activar nuestro metabolismo y perder peso con más facilidad.

5. Las dietas no funcionan para mi. ¿Qué dietas has seguido? Si has hecho varias dietas y no te han funcionado, es muy probable que no hayas elegido correctamente. Olvídate de dietas milagro o planes restrictivos. Solo conseguirás perder pocos kilos y recuperarlos al volver a tu alimentación habitual. Ponte en manos de especialistas. Realiza un plan específico para tus características que te enseñe y eduque a comer de manera saludable a largo plazo.

empezar dieta

6. La dieta no es compatible con mi vida social. Si comes en tu día a día de manera adecuada y tienes unos hábitos saludables, los eventos  que tengas de manera esporádica no deberían influir en tu condición física. Además, existen muchísimas opciones saludables para esos días que comes fuera. Intenta reducir el consumo de alcohol, evitar fritos, rebozados y salsas o guisos pesados. Tan sencillo como esto.

 

 

 

Dieta online

Deja tu comentario