5 consejos para adelgazar corriendo

adelgazar corriendo

A estas alturas, ya os habréis dado cuenta. Correr hace años que está de moda. Muy probablemente todos tenéis conocidos, amigos o algún familiar que ya está dentro del mundo de los “runners”. Sin embargo, ¿Os habéis preguntado alguna vez porqué empezaron a correr? Una gran cantidad de gente se adentra en el mundo del running con un sencillo objetivo: perder peso.  Adelgazar corriendo es una manera sencilla y saludable de perder esos kilos de más.

Sin embargo, antes de empezar, tenemos que tener en cuenta ciertas limitaciones que nos afectarán como corredores principiantes.

Estos 5 consejos os ayudarán a empezar a correr de manera segura, regular y sin sufrir lesiones.

Tu cuerpo necesita adaptarse, ten paciencia

Nuestro sistema cardiovascular se adapta a un ritmo mucho más rápido que nuestros tendones y ligamientos. Empieza a un ritmo suave y no varíes la intensidad bruscamente de un día para otro. És muy probable que te veas con capacidad para correr más tiempo y a un rimo más elevado en poco tiempo. Resiste a la tentación y espera a que tu cuerpo se adapte, reducirás las probabilidades de sufrir cualquier lesión.

Respira como es debido

Intenta mantener un ritmo de carrera en el que puedes respirar sin dificultades. Debes concentrarte en realizar respiraciones largas y poco profundas controladas desde el diafragma. Es recomendable inhalar por la nariz y exhalar por la boca a un ritmo en el que te sientas cómodo.

Sigue un ritmo suave y asequible

Es esencial que en tus primeras salidas no fuerces demasiado el ritmo. No tienes que terminar agotado. En el caso de que te falte el aliento o te sientas fatigado, baja el ritmo. Deberías controlar y mantener tus pulsaciones a un 60% de tu FCMáxima (220-edad). En caso de que las pulsaciones suban más de lo recomendado, puedes alternar sin problema tramos de carrera continua con caminatas.

adelgazar corriendo

Entrena con constancia

No vas a adelgazar corriendo una sola vez al mes. Debes “rodar” de manera regular y plantear tus objetivos a medio plazo. Si te comprometes a correr unos 3 días por semana durante al menos un par de meses, empezarás a notar grandes resultados. Corriendo con constancia, además de adelgazar, vas a notar una mejoría en tu estado de ánimo y más fuerzas a lo largo del día.

El descanso es vital

Si no descansas lo suficiente, correrás un alto riesgo de sufrir cualquier tipo de lesión muscular. No hay que sobrecargar nuestro cuerpo con demasiado entrenamiento, menos aún si no estamos acostumbrados a realizar deporte de manera regular. Si eres principiante en el mundo del “running”, es muy recomendable descansar el día siguiente de salir a correr para evitar cualquier tipo de lesión.

Dieta online

Deja tu comentario